noviembre 3, 2017 Uncategorized 0

Una de las actividades planteadas para la semana cultural fue un taller de cocina.

Todos disfrutamos muchísimo haciendo canapés de atún y pimientos, cangrejo, jamón serrano, paté… pero sobre todo comiéndolo!

También hicimos, de postre, unas riquísimas brochetas de frutas, que quienes quisieron aderezaron con sirope de chocolate.

Al final todos los familiares y residentes pudieron disfrutar de nuestro trabajo… ¡y eso nos encanta!

Aquí algunas fotos del proceso:

Y este es el resultado:

  

 

Por supuesto, a parte de pasárnoslo bien y disfrutar comiéndolo, hemos trabajado muchas funciones cognitivas como la memoria, el lenguaje, la atención, la concentración, las praxias… y hemos desarrollado nuestras destrezas manipulativas realizando una de las actividades de la vida diaria.

Un saludo